La Comisión Europea ha propuesto un paquete de medidas para el sector turístico con el fin de permitir los viajes dentro de la Unión Europea de manera responsable y coordinada.

Las directrices anunciadas se centran en el levantamiento de las restricciones de viaje y fronterizas en toda la Unión Europea para el verano, con una serie de condiciones previas, como la capacidad suficiente de pruebas y atención sanitaria, y la garantía de que el número de casos de coronavirus no solo haya disminuido sino que se haya estabilizado.

Para los viajes en avión y en tren habrá tres fases, sujetas a ciertas condiciones previas, como que los países tengan situaciones epidemiológicas similares, garanticen una capacidad suficiente de atención sanitaria y de realización de pruebas, y dispongan de sistemas de rastreo de contactos. La Comisión Europea recomienda realizar la compra de billetes, la reserva de asientos y la facturación de manera electrónica, independientemente del tipo de transporte. Para evitar las aglomeraciones, los proveedores de servicios deberían informar a los ciudadanos sobre las tasas de ocupación media de determinadas conexiones u horarios.

Solo podrán sentarse juntos los pasajeros de una familia, el gel desinfectante deberá estar disponible libremente durante los viajes (incluso en los taxis y servicios similares), y no deberán servirse alimentos o bebidas a bordo. Se espera que todos los pasajeros lleven mascarilla, especialmente cuando la distancia de seguridad no pueda respetarse. La Comisión Europea no recomienda explícitamente que se deje vacío el asiento del medio, sino que en las directrices se aconseja explorar “la asignación de asientos más apropiada en función de las limitaciones técnicas”. La Comisión Europea también insiste en que las compañías aéreas están obligadas a reembolsar íntegramente a los pasajeros cuando se cancela un vuelo.

Algunos países de la Unión Europea, como España, Italia, el Reino Unido y los Países Bálticos, han impuesto recientemente o tienen previsto exigir una cuarentena de 14 días a los viajeros que entran en su territorio. Sin embargo, la Comisión Europea advirtió a los Estados Miembros que la medida de cuarentena debe seguir los principios de “proporcionalidad y no discriminación”. Esto también se aplica cuando se levantan las restricciones fronterizas, lo que significa que se debe permitir a todos los ciudadanos de la Unión Europea cruzar una frontera una vez que esté abierta, independientemente de su nacionalidad.

En cuanto a los ciudadanos de terceros países, los Estados Miembros de la Unión Europea han prolongando las restricciones de viaje a la zona de la Unión Europea. Actualmente, los Estados miembros y los países asociados a Schengen están suspendiendo temporalmente todos los viajes no esenciales desde terceros países. Las restricciones de viaje tienen por objeto reducir el número de viajeros que entran en la Unión Europea, a fin de restringir la propagación del coronavirus y proteger la salud pública dentro de la Unión Europea, así como evitar que el virus se propague desde la Unión Europea a otros países. No obstante, existen algunas exenciones:

  • Ciudadanos de la Unión Europea y los ciudadanos de los Estados asociados a Schengen, y sus familiares para regresar a casa.
  • Ciudadanos no comunitarios residentes de larga duración en la Unión Europea.
  • Profesionales de la salud, investigadores de la salud y profesionales de la atención a los ancianos.
  • Trabajadores fronterizos.
  • Trabajadores estacionales en la agricultura.
  • Personal de transporte que se dedique al transporte de mercancías y otro personal de transporte en la medida en que sea necesario.
  • Diplomáticos, personal de organizaciones internacionales, personal militar y trabajadores de ayuda humanitaria en el ejercicio de sus funciones
    pasajeros en tránsito.
  • Pasajeros que viajan por razones familiares imperativas.
  • Personas que necesitan protección internacional o por otras razones humanitarias.

Los ciudadanos del Reino Unido seguirán recibiendo el mismo trato que los ciudadanos de la Unión Europea hasta el final del período de transición de Brexit (31 de diciembre de 2020). Por lo tanto, durante ese tiempo los ciudadanos del Reino Unido y sus familiares están exentos de la restricción temporal de viaje.

Más información (disponible solo en ingles):