El 13 de junio, el Consejo de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores (EPSCO), responsable del empleo y asuntos sociales, adoptó dos nuevas directivas: una sobre el equilibrio entre la vida laboral y personal de padres y cuidadores, y otra sobre condiciones de trabajo transparentes y previsibles.

La nueva directiva sobre conciliación, ha sido creada con el objetivo de aumentar la participación de las mujeres en el mercado laboral, los acuerdos laborales flexibles y la utilización de permisos por motivos familiares.

Entre las medidas propuestas destacan las siguientes:

  • Permiso de paternidad, a través del cual los padres o los tutores legales pueden tomarse al menos 10 días laborables de permiso por el nacimiento de un hijo; del mismo modo que se establece en la Unión Europea para el permiso de maternidad (de conformidad con el artículo 11 de la Directiva 92/85/CEE del Consejo). Además, se establece el derecho individual a 4 meses de permiso, de los cuales 2 meses son pagados e intransferibles entre los padres. El nivel de pago y el límite de edad del niño serán fijados por los Estados miembros.
  • Permiso de cuidadores para los trabajadores que cuidan a familiares que necesitan atención o apoyo por motivos médicos graves. Los cuidadores podrán tomar 5 días laborables al año. Por su parte, los Estados miembros podrán utilizar un período de referencia diferente, así como asignar los permisos caso por caso e introducir condiciones adicionales para el ejercicio de este derecho.

Por otro lado, la directiva sobre condiciones de trabajo transparentes y previsibles introduce nuevos derechos mínimos para los trabajadores, y nuevas normas sobre la información que se les debe proporcionar acerca de sus condiciones de trabajo. Esta directiva es aplicable a todas las personas que trabajan más de tres horas semanales durante cuatro semanas.

Según lo establecido, los empresarios deberán informar a los trabajadores, a partir de su primer día laborable y a más tardar el séptimo día natural, de los aspectos esenciales de su relación laboral. Los temas más importantes a tratar son: las identidades de las partes en la relación, lugar y naturaleza del trabajo; el importe de base inicial de la retribución y el importe de las vacaciones pagadas, la duración de la jornada laboral y la identidad de la institución de seguridad social beneficiaria de las cotizaciones, cuando sea responsabilidad del empleador.

Cuando el tipo de trabajo sea total o ampliamente impredecible, los empleadores tendrán que informar a los trabajadores de las horas y días de referencia en los que se les puede exigir que trabajen, el período mínimo de preaviso que recibirán antes del comienzo del trabajo y el número de horas pagadas garantizadas.

Por último, la Directiva establece una serie de derechos mínimos adicionales para los trabajadores, como la posibilidad de aceptar un trabajo en paralelo con otro empleador, limitar el período de prueba a un máximo de 6 meses; solicitar, después de al menos seis meses de servicio con el mismo empleador, un empleo con condiciones de trabajo más seguras y recibir una formación gratuita, cuando así lo exija la legislación de la Unión o país miembro.

Los Estados miembros podrán disponer de tres años para adoptar las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas necesarias para dar cumplimiento a ambas Directivas.