El término «de minimis» es un latinismo que proviene del principio general de Derecho «de mi